Las ventas no están en los números que necesitamos.

Nuestra fuerza de ventas no gestiona de forma homogénea y profesional en todos sus clientes.

Solemos perder cotizaciones por el precio.

Nuestros clientes actuales podrían comprar muchos más de nuestros productos/servicios.

Necesitamos aumentar la cantidad de prospectos.

Nuestros vendedores gestionan como levanta pedidos.

Nuestros canales no impulsan los productos/servicios al ritmo que requerimos.

Crecemos muy lento en clientes nuevos.

No gestionamos a nuestros vendedores a partir de indicadores.

Nuestras ventas se están estancando.